My Blog

SEGURIDAD ELÉCTRICA EN CASA: Instalaciones bajo control

SEGURIDAD ELÉCTRICA EN CASA: Instalaciones bajo control

Introducción

Una instalación eléctrica residencial debe estar pensada cuidadosamente para evitar desperfectos que desencadenen riesgos para sus usuarios. La calidad y el planeamiento de la instalación y sus elementos representan aspectos primordiales a tener en cuenta para tener un hogar seguro en términos eléctricos.

Cómo evaluar el estado de las instalaciones eléctricas en casa

Como medida preliminar, vamos a repasar el estado de nuestras instalaciones.

Para eso, bastará con cuestionarnos los siguientes aspectos:

  • Recapitular si en los últimos tiempos, hemos sumado aparatos de consumo a nuestro hogar (hornos eléctricos, aire acondicionado, entre otros)
  • Cuál es la antigüedad de la casa y qué propietarios la habitaron.
  • ¿Las lámparas y luces del hogar tienen una intensidad luminosa constante o se producen movimientos titilantes o sospechosos?
  • ¿Con qué frecuencia se dispara el disyuntor o la térmica?
  • Calidad y cantidad de verificaciones sobre la instalación eléctrica de los espacios que conforman la vivienda.

En base a las conclusiones que saquemos del análisis anterior, empezaremos a elaborar un plan para optimizar la seguridad eléctrica de casa.

La toma de medidas preventivas

La prevención es clave cuando se trata de minimizar riesgos de tipo eléctrico y así también asegurar conexiones eficientes y seguras.

Por eso, la medida inicial para comenzar a detectar probables fallas en la instalación es realizar una rápida inspección del estado de la electricidad, que vaya en concordancia con la calidad del suministro, los elementos de la instalación y la carga asociada a dicha instalación.

Luego, se analizará la antigüedad de las conexiones, la existencia de tomas a tierra y las garantías de seguridad para quienes manipulen las instalaciones.

Consideraciones básicas

Si no tenemos conocimientos en la materia, no estamos habilitados a realizar una supervisión del estado de las conexiones, por lo que es una tarea que le dejaremos a un electricista certificado. Lo que sí podemos hacer es bosquejar un “plano” de las instalaciones de casa, viendo en qué sitios se encuentran las conexiones, los tomacorrientes, interruptores y enchufes, para comenzar a determinar qué recorrido siguen en el trazado de los espacios. Es fundamental también analizar qué aparatos o dispositivos enchufamos y en qué fuentes lo hacemos.

Problemas que pueden presentarse en una instalación

Los problemas más comunes que pueden presentarse en una instalación eléctrica son los picos y caídas de tensión, así como la sobretensión.

Las causas de estos inconvenientes vienen de la mano de consumos extraordinarios de energía, que pueden haber sido ocasionados por algún dispositivo en particular. El voltaje “extra” se disipa a través de la instalación.

Una sobretensión es capaz de arruinar un dispositivo eléctrico, dejarlo funcionando con fallas e incluso “quemarlo”.

Una caída de tensión se produce cuando hay pérdidas de energía en la red o grandes demandas del suministro. (Calefacción o refrigeración con aires acondicionados por ejemplo).

Es importante que el voltaje de una instalación oscile en los 220 V, ya que un cambio abrupto no hace más que perjudicar todo elemento que enchufemos a la red.

Una instalación también puede tener defectos de mantenimiento, por lo que es fundamental realizar las revisiones que comentamos en el apartado anterior.

También puede ocurrir que se trabaje con elementos no certificados. En este caso, es conveniente instalar únicamente elementos certificados y avalados por las normas de calidad correspondientes en materia de seguridad eléctrica.

Por último, pero no menos importante, se debe contar con una puesta a tierra y un disyuntor en cada instalación, realizando la distribución correcta y contando con profesionales habilitados para que optimicen los circuitos en forma acertada.

Consejos útiles para preservar el estado de la instalación eléctrica

  • Evitar las conexiones en enchufes múltiples. Balancear los circuitos.
  • Desconectar los dispositivos una vez utilizados.
  • Comprobar la potencia de cada electrodoméstico y utilizar enchufes específicos para cada uno. (Podés ampliar la información con nuestra nota dedicada al diseño de la instalación eléctrica del hogar)
  • Siempre contar con un profesional matriculado al que acudir ante cualquier sospecha de funcionamiento en la instalación.
  • Desconectar un electrodoméstico al momento de manipularlo.
  • Para cambiar un foco, cortar el suministro de energía de la instalación
  • No utilizar dispositivos con enchufes rotos, clavijas defectuosas, cables pelados.
  • Ajustar las bases de enchufes e interruptores en caso de estar descolgadas, lo mismo para las lámparas de techo.
  • En la cocina o el baño, no usar dispositivos eléctricos cerca de zonas con agua.
  • Al momento de accionar un enchufe, tener las manos y pies secos.
  • Para desenchufar un aparato, nunca tirar del cable, siempre hacerlo desde el cuerpo del enchufe con delicadeza.
  • Usar tomacorrientes para exterior en el jardín, terraza o patio.
  • No introducir objetos en los tomacorrientes y evitar que los niños se acerquen a las conexiones.

*La información técnica fue consultada en la web del EPEC Córdoba.

adminSEGURIDAD ELÉCTRICA EN CASA: Instalaciones bajo control